jueves, 26 de agosto de 2010

UN EJEMPLO PARA VALORAR LA VIDA


El australiano Nick Vujicic, visitó hace algunos días nuestro país, y dejo un simple pensamiento entre los que tuvieron la oportunidad de enterarse de que este ser humano existe entre nosotros, la vida es mas de lo que todos creemos, es simple si la queremos ver así, es dulce si la vivimos así, también es dura en muchos casos, Vujicic, nació sin brazos ni piernas, gran parte de su vida a estado llena de problemas y frustraciones, pero su espíritu se fortaleció en la medida en que se daba cuenta que cada obstáculo que tenia por delante era vencido por su empuje, su espíritu se fortalecía día a día con las experiencias que vivía. Nick en una de sus charlas dijo - “El dolor es el dolor. Y yo no pretendo saber cuál es. Creo que ser parte de un hogar roto es peor que no tener piernas ni brazos. Sé que darían sus brazos para tener a su padre de vuelta en sus vidas, Pero el miedo lo va a desarmar más que cualquier cosa en la vida, el miedo de seguir adelante, el miedo de intentar algo nuevo”, comentó.
En las numerosas charlas motivacionales que este hombre da alrededor del mundo, trata de llenar el ambiente de optimismo y fe, pocos hubieran imaginado que a pesar de los evidentes obstáculos físicos que han acompañado a Nick Vujicic, hoy podría enfrentarse a millones de personas y contarles con extrema confianza y determinación que “el miedo es lo que los va a desarmar más que nada en la vida”. Escuchar las palabras y ver cada movimiento de este individuo, es realmente impresionante, muchos se emocionan, otros meditan sobre sus experiencias, algunos comparan sus vidas con la de este hombre, en verdad nadie pasa desapercibido al estar frente a este ejemplo de valentía y confianza en el futuro. Cuando somos testigos de una verdad positiva de vida, nos cabe plantearnos algunas preguntas, ¿nos permite la vida actual y nuestra sociedad, analizar los instantes que diariamente vivimos?, ¿nos detenemos para dar gracias por lo que en verdad tenemos?, ¿somos generosos con aquellos que creemos amar?, ¿somos en verdad totalmente transparentes y verdaderos con nosotros?, muchas interrogantes pueden surgir a raíz de una simple verdad, una verdad que nos acompaña diariamente, esa que es parte de la vida, aquella que marca la fe que podemos tener en nosotros mismos, una fe que traspasa todo, esa verdad, muchas veces pasa frente a nuestros ojos y no la vemos por que los tenemos cerrados, negamos su existencia y nos conducimos por un camino de oscuridad, apatía, individualismo y egoísmo, este hombre nos invita a abrir nuestros ojos, nos desafía a abrir todo nuestro ser, para enfrentar la vida con optimismo y fe, fe en nosotros mismos, para llegar con verdaderas fuerzas a quienes amamos de verdad.
Adonis Palomar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada